Hierbas para intestino inflamado

10 claves para vencer al crohn y la colitis

Desde los albores de la civilización, los seres humanos han participado en el gran ensayo universal de las plantas medicinales. En un proceso que abarca eones, hemos cultivado remedios herbales, refinado nuestra metodología y construido los cimientos de lo que se convertiría en la medicina moderna.

Eso no quiere decir que hayamos superado la necesidad de la medicina tradicional. En algunos casos, los compuestos a base de plantas pueden hacer lo que los fármacos no pueden, ya que ejercen una gama más amplia de mecanismos beneficiosos. Estos compuestos no sólo actúan sobre los síntomas, sino que potencian de forma natural la capacidad del propio organismo para curarse a sí mismo, estabilizan las hormonas, refuerzan el sistema inmunitario y restauran la homeostasis de todo el sistema.

Gran parte del mundo confía en las prácticas herbales hasta el día de hoy, sobre todo el Ayurveda y la Medicina China. Los textos médicos chinos surgieron en torno al tercer milenio antes de Cristo y se formalizaron durante la dinastía Han, hace unos 2000 años. Pero su tradición oral se remonta más allá de los registros históricos.

La Medicina Tradicional China (MTC) hace hincapié en el flujo y el equilibrio del Qi (fuerza o energía) a través de los canales del cuerpo. La enfermedad es el resultado de canales bloqueados, Qi estancado y desequilibrio. La MTC combina acupuntura, moxibustión, masaje, movimiento y medicina natural.

¿Qué es un antiinflamatorio natural para la EII?

La cúrcuma y la boswelia son dos potentes plantas medicinales antiinflamatorias cuyo uso está avalado por pruebas clínicas e investigaciones sólidas. Si no conseguimos el éxito que esperamos con estas dos hierbas, una tercera hierba, el ajenjo, también cuenta con algunas investigaciones que respaldan su uso.

¿Qué desencadena la inflamación intestinal?

La causa exacta de la enfermedad inflamatoria intestinal sigue siendo desconocida. Antes se sospechaba de la dieta y el estrés, pero ahora los médicos saben que estos factores pueden agravar la EII, pero no son su causa. Una posible causa es un mal funcionamiento del sistema inmunitario.

Principales deficiencias nutricionales en [Intestino Irritable SII], (Vitaminas

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) no está causada, ni puede curarse, por lo que se come. Sin embargo, médicos y dietistas coinciden en que los alimentos pueden desempeñar algún papel en el proceso inflamatorio subyacente que causa los síntomas de la EII.

Ciertos alimentos pueden agravar los síntomas, mientras que otros pueden calmarlos y favorecer la curación. Por lo tanto, prestar atención a lo que se come y a cómo responde el cuerpo a los distintos alimentos es un componente importante de un plan de tratamiento total de la EII.

Los pacientes deben consultar a un médico o dietista para elaborar una dieta equilibrada personalizada en función de la enfermedad que padezcan (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa), la localización y el alcance de la enfermedad, y si la enfermedad está activa o en remisión.

Las recomendaciones dietéticas que aquí se exponen sólo pretenden ofrecer unas pautas muy generales. No existe un único plan de alimentación que funcione para todas las personas con EII y se recomienda una colaboración continua con un dietista titulado o con su médico.

Incluso cuando los síntomas estén inactivos, es muy importante seguir una dieta equilibrada y muy variada. Los medicamentos para la EII tienden a ser más eficaces en personas bien alimentadas, así que intente incluir lo siguiente en su dieta todos los días:

Principales deficiencias nutricionales en [la enfermedad de Crohn], (Vitaminas

ResumenLa enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una enfermedad inflamatoria crónica recurrente del intestino, entre las que se incluyen la enfermedad de Crohn (EC) y la colitis ulcerosa (CU), cuya etiología y patogenia aún no se conocen del todo. Debido a su curso prolongado y a su recurrencia crónica, la EII impone una pesada carga económica y estrés psicológico a los pacientes. La fitoterapia tradicional china tiene ventajas únicas en el tratamiento de la EII debido a su tratamiento sintomático. Sin embargo, rara vez se ha hablado de las ventajas de la Fórmula Herbal China (FCH). En los últimos años, muchos estudiosos han realizado estudios fundamentales sobre la FCHM para retrasar la EII desde diferentes perspectivas y han descubierto que la FCHM puede ayudar a mantener la integridad intestinal, reducir la inflamación y disminuir el estrés oxidativo, desempeñando así un papel positivo en el tratamiento de la EII. Por lo tanto, esta revisión se centra en los mecanismos asociados con el CHMF en el tratamiento de la EII. El CHMF presenta ventajas evidentes. Además de la composición exacta y la calidad controlada de los fármacos modernos, también tiene efectos sinérgicos multicomponente y multiobjetivo. El CHMF tiene buenas perspectivas en el tratamiento de la EII, pero su composición multiagente y su amplia gama de dianas agravan la dificultad de estudiar su tratamiento de la EII. Es necesario investigar en el futuro los mecanismos relacionados con el CHMF para lograr una mayor eficacia.

IG Live – Charla inspiradora sobre la enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal se considera una enfermedad inflamatoria crónica gastrointestinal (GI) que puede dividirse en dos subcategorías: La enfermedad de Crohn (EC) y la colitis ulcerosa (CU). En ambos casos, existe una inflamación significativa en todo el tracto gastrointestinal.

Se desconoce la causa exacta de la EII, pero los investigadores creen que es el resultado de un sistema inmunitario debilitado. Una hipótesis es que el sistema inmunitario responde incorrectamente a desencadenantes ambientales, como la exposición a virus o bacterias, lo que provoca inflamación en todo el tracto gastrointestinal. También se cree que existe un componente genético.

En Estados Unidos, casi 500.000 personas padecen la enfermedad de Crohn y alrededor de 600.000 sufren colitis ulcerosa. Aunque la EII suele aparecer entre los 15 y los 30 años, existe la posibilidad de que la desarrollen adolescentes y entre un 10 y un 15% de personas después de los 60 años.

Un ensayo en el que se observó a pacientes con colitis ulcerosa latente descubrió que las cápsulas de curcumina reducían significativamente la inflamación intestinal. Esto redujo eficazmente el riesgo de recaída en los que recibieron las cápsulas.

Autor:
Amalia Sanz
María es una apasionada de la vida saludable y los remedios naturales. Como fundadora y escritora del blog "La Botica Natural", comparte sus conocimientos y experiencias sobre hierbas medicinales, terapias alternativas y alimentación sana para ayudar a otros a mejorar su salud y bienestar.