Hierbas para el páncreas inflamado

Cómo curé mi pancreatitis crónica

La pancreatitis es una enfermedad que se caracteriza por la irritación o inflamación del páncreas. El páncreas se encuentra detrás del estómago, en la parte superior del abdomen. Los síntomas de la pancreatitis incluyen náuseas y vómitos, dolor abdominal que se extiende a la espalda y dolor que aparece después de comer. El dolor se vuelve constante cuando el problema pasa a la fase crónica.

Los síntomas de la pancreatitis pueden aliviarse con remedios naturales. Si padece dolor de pancreatitis, los métodos naturales junto con su tratamiento médico pueden aportarle mayor comodidad y alivio. Hablemos de los remedios naturales de tratamiento que pueden aliviar los síntomas de la pancreatitis.

La cúrcuma contiene curcumina, que es un potente antioxidante que reduce la inflamación y proporciona alivio de los síntomas de un páncreas inflamado. Se recomienda que los pacientes con pancreatitis tomen entre 500 y 700 mg de cúrcuma al día. La cúrcuma puede utilizarse para cocinar platos de arroz o carne, o mezclada con leche para hacerla más apetecible.

El jengibre contiene antioxidantes que son buenos para el páncreas, ya que controlan la inflamación y potencian las enzimas necesarias para una digestión adecuada. Cuando se prepara, el té de jengibre tiene efectos calmantes para quienes sufren síntomas de pancreatitis, como dolor y náuseas. También puede utilizarse para cocinar sopas.

Tisana para el páncreas

La pancreatitis es la inflamación del páncreas, un órgano que produce varias enzimas que ayudan a digerir los alimentos, así como la hormona insulina, que controla el nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. El páncreas está situado en la parte superior del abdomen, detrás del estómago. Cuando el páncreas se inflama, el organismo no es capaz de absorber los nutrientes que necesita.La pancreatitis puede ser aguda (repentina y grave) o crónica. Ambos tipos de pancreatitis pueden causar hemorragias y la muerte de tejidos en el páncreas o a su alrededor. Los ataques leves de pancreatitis aguda pueden mejorar por sí solos o con cambios en la dieta. Sin embargo, en el caso de la pancreatitis recurrente, es frecuente que el páncreas sufra daños a largo plazo, que a veces desembocan en desnutrición y diabetes.La pancreatitis necrotizante (en la que el tejido pancreático muere) puede dar lugar a bolsas y abscesos en forma de quiste. Debido a la ubicación del páncreas, la inflamación se extiende con facilidad. En los casos graves, las toxinas y enzimas que contienen líquido se filtran desde el páncreas a través del abdomen. Esto puede dañar los vasos sanguíneos y provocar hemorragias internas, que pueden poner en peligro la vida.

Alimentos para reparar el páncreas

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) utiliza un colorante para resaltar los conductos biliares y el conducto pancreático en las imágenes radiográficas. Se introduce un tubo fino y flexible (endoscopio) con una cámara en el extremo por la garganta hasta el intestino delgado. El colorante entra en los conductos a través de un pequeño tubo hueco (catéter) que se pasa por el endoscopio.

Las personas con pancreatitis crónica pueden experimentar un dolor constante que no se controla fácilmente con medicamentos. El uso de terapias de medicina complementaria y alternativa junto con los medicamentos recetados por su médico puede ayudarle a sentir un mayor control del dolor.

Cómo prepararse para la consultaComience por visitar a su médico de familia o a un médico general si tiene algún signo o síntoma que le preocupe. Si su médico sospecha que puede tener pancreatitis, es posible que le remita a un médico especializado en el aparato digestivo (gastroenterólogo).

Como las citas pueden ser breves y suele haber mucho de lo que hablar, conviene ir bien preparado. Aquí tienes información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar de tu médico.

Hierbas que causan pancreatitis

La pancreatitis es la inflamación del páncreas, un órgano que produce varias enzimas que ayudan a digerir los alimentos, así como la hormona insulina, que controla el nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. El páncreas está situado en la parte superior del abdomen, detrás del estómago. Cuando el páncreas está inflamado, el organismo no puede absorber los nutrientes que necesita.

La pancreatitis puede ser aguda (repentina y grave) o crónica. Ambos tipos de pancreatitis pueden causar hemorragias y muerte de tejidos en el páncreas o a su alrededor. Los ataques leves de pancreatitis aguda pueden mejorar por sí solos o con cambios en la dieta. Sin embargo, en el caso de la pancreatitis recurrente, es frecuente que el páncreas sufra daños a largo plazo, que a veces conducen a la desnutrición y la diabetes.

La pancreatitis necrotizante (en la que muere el tejido pancreático) puede dar lugar a bolsas en forma de quiste y abscesos. Debido a la ubicación del páncreas, la inflamación se propaga con facilidad. En los casos graves, las toxinas y enzimas que contienen líquido se filtran desde el páncreas a través del abdomen. Esto puede dañar los vasos sanguíneos y provocar hemorragias internas, que pueden poner en peligro la vida.

Autor:
Amalia Sanz
María es una apasionada de la vida saludable y los remedios naturales. Como fundadora y escritora del blog "La Botica Natural", comparte sus conocimientos y experiencias sobre hierbas medicinales, terapias alternativas y alimentación sana para ayudar a otros a mejorar su salud y bienestar.