Como conservar las hierbas frescas en la nevera

¿Cuánto duran las hierbas frescas en la nevera?

Las hierbas frescas son algunos de nuestros ingredientes favoritos en la cocina, para salsas como el pesto y el chimichurri, y platos como esta sopa de hierbas de primavera con fregola y panceta. Pero si no tienes cuidado, pueden estropearse rápidamente y dejarte con una bolsa de papilla verde. Si guardas las hierbas frescas correctamente, podrás conservarlas frescas durante más tiempo y evitarás malgastar comida y dinero. Sigue estos consejos para mantener las hierbas frescas y listas para usar en tus recetas favoritas.

Conservar hierbas frescas como el cilantro, el perejil, la menta y la albahaca puede ser complicado porque tienden a marchitarse rápidamente. El secreto para que las hierbas frescas blandas duren es tan sencillo como un vasito de agua.

En primer lugar, limpia y prepara bien las hierbas para garantizar su longevidad. Quítales el lazo o la goma que las sujeta en manojos para que puedan respirar. A continuación, pásalas por el grifo y sacude suavemente la suciedad. Una vez limpias, sécalas con un paño de cocina limpio o con un centrifugador de ensaladas. Asegúrate de eliminar la mayor cantidad de agua posible para evitar la proliferación de bacterias y suciedad en la superficie.

¿Cómo se conservan las hierbas frescas en la nevera?

Envuelve o enrolla las hierbas en toallitas de papel húmedas de modo que cubran toda la hierba y, a continuación, guárdalas en una bolsa ziploc en el frigorífico. Incluso sin ningún cuidado especial, las hierbas resistentes tienden a durar más en el frigorífico que las blandas, aunque solo las guardes en el pequeño recipiente de plástico en el que se venden, normalmente una semana más o menos.

¿Cuál es la mejor manera de conservar las hierbas frescas?

Conservar en recipientes herméticos

Las hierbas deben estar completamente secas o se enmohecen. Guárdelas en un lugar fresco, seco y oscuro, lejos de la luz y el calor. Las hierbas secas conservan su sabor y color tres meses en armarios y hasta un año en frigoríficos o congeladores.

¿Cuánto duran las hierbas frescas en la nevera?

¿Cuánto duran las hierbas frescas? El exceso de humedad y oxígeno puede hacer que las hierbas frescas se marchiten y se pongan marrones en cuestión de días, sobre todo si se dejan en una bolsa de supermercado en el cajón de las verduras. Si se conservan correctamente, las hierbas frescas pueden durar de dos a tres semanas en el frigorífico y meses en el congelador.

Conservar las hierbas en tarros de cristal

Las hierbas frescas son uno de esos ingredientes difíciles de comprar, ya que la cantidad estándar que venden en el supermercado es casi siempre mucho mayor de la que necesitas para cualquier receta. Y lo que es peor, se estropean rápidamente en el frigorífico, así que siempre que compres hierbas frescas, es muy probable que acabes tirando al menos una parte.

Distinguimos los dos tipos por su textura. Frondosa frente a leñosa es una forma de describirlo, pero para simplificarlo, diremos blanda y dura. El romero es un ejemplo de hierba «dura», mientras que el perejil lo clasificaremos como «blando». Puedes decidirlo tú mismo mirando los tallos. Un tallo verde y tierno lo sitúa en la categoría de «blando», mientras que uno marrón, leñoso o grueso lo convierte en «duro».

En general, se recomienda lavar los productos, incluidas las hierbas frescas. Es bueno para la seguridad alimentaria, sobre todo si las hierbas no se van a cocinar, como en una ensalada, un aliño o como guarnición. Las hierbas frescas no son portadoras de bacterias patógenas, pero pueden contaminarse.

Cómo conservar el perejil fresco sin nevera

No hay nada mejor que las frutas, verduras y hierbas aromáticas para dar frescura a la cocina casera. Pero debido a su naturaleza perecedera, es difícil consumir toda la fruta, verdura y hierbas antes de que se estropeen. ¿Cómo conservar las hierbas? Saber cómo hacerlo es el primer paso para aprovechar al máximo la compra, pero hay otras formas de conservar las hierbas para que se mantengan frescas durante más tiempo.

Saber cómo secar las hierbas te mantendrá abastecido todo el año. Utilizando hilo de cocina de algodón 100%, como este hilo de cocina de algodón (7 $, Walmart), ata unos cuantos tallos juntos. Cuelga los manojos boca abajo en un lugar cálido y seco con buena circulación hasta que se sequen (entre 5 y 14 días). El tiempo de secado variará en función de la humedad y del tipo de hierba.

Envuelva los manojos pequeños de hierbas frescas en una toalla de papel húmeda y guárdelos en una bolsa hermética con cierre en el frigorífico. Almacenar las hierbas de esta manera puede prolongar su vida útil hasta una semana, en comparación con almacenarlas en bolsas de productos de la tienda de comestibles. Sin embargo, este método no sirve para conservar la albahaca, que debe guardarse a temperatura ambiente.

Cómo conservar la albahaca y la menta frescas

Factores como la cantidad de humedad, la luz solar, la temperatura y el oxígeno pueden hacer que las hierbas frescas se estropeen antes. La clave está en encontrar el equilibrio adecuado entre estos elementos, que depende del tipo de hierba que almacenes. Un exceso de humedad puede hacer que las hojas blandas de las hierbas se marchiten y se vuelvan viscosas, mientras que una humedad insuficiente puede secar las hierbas leñosas y duras, como el romero y el tomillo. El exceso de luz puede hacer que las hierbas amarilleen, y el exceso de oxígeno hará que las hojas adquieran un color marrón poco apetecible. Descifrar la temperatura adecuada para el entorno de almacenamiento de las hierbas es un factor importante a la hora de determinar si deben conservarse en la encimera o en el frigorífico para prolongar su vida útil.

He aquí cinco formas sencillas de evitar tener que tirar hierbas empapadas antes de poder utilizarlas. La próxima vez que vayas a guardar tus hierbas frescas, ten en cuenta estos sencillos métodos de conservación para sacar el máximo partido a tus delicadas verduras.

No todas las hierbas frescas son iguales, y determinar el tipo de hierba con el que estás trabajando es un primer paso esencial para averiguar la mejor manera de almacenar tu planta. Las hierbas se dividen principalmente en dos categorías: blandas y duras. Las hierbas blandas se clasifican generalmente por sus tallos verdes, flexibles y tiernos, con hojas (como el perejil, el cilantro, la albahaca y la menta). Las hierbas duras tienen tallos leñosos con hojas más firmes (salvia, romero, tomillo y orégano). Los dos tipos de hierbas requieren métodos de almacenamiento diferentes para garantizar que los niveles de luz, temperatura, oxígeno y humedad estén equilibrados y evitar que se estropeen.

Autor:
Amalia Sanz
María es una apasionada de la vida saludable y los remedios naturales. Como fundadora y escritora del blog "La Botica Natural", comparte sus conocimientos y experiencias sobre hierbas medicinales, terapias alternativas y alimentación sana para ayudar a otros a mejorar su salud y bienestar.